Deporte para el desarrollo y la paz ¿por qué?

El deporte es un componente clave de la vida social. Promueve la implicación activa de la comunidad, ayudando así a potenciar un capital social y a fortalecer el tejido social.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin

A continuación, se presenta un resumen con elementos destacados del documento «Deporte para el Desarrollo y la paz, hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio» publicado en 2003 por las Naciones Unidas. Para Fundación Clubes es crucial visibilizar esta forma de entender al deporte, considerándolo como una gran herramienta transformadora y de impacto social.

1. INTRODUCCIÓN

El principal descubrimiento del Grupo de Trabajo Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre el Deporte para el Desarrollo y la Paz es que iniciativas basadas en el deporte bien diseñadas son herramientas prácticas y rentables para alcanzar objetivos en el ámbito del desarrollo y la paz. 

El mundo del deporte es un aliado natural para el sistema de las Naciones Unidas. Ya que por su propia naturaleza el deporte trata de la participación, la inclusión y la ciudadanía. El deporte une a los individuos y a las comunidades, destacando al pueblo llano y superando las barreras culturales y étnicas.

En el ámbito escolar, la educación física es un componente esencial de una educación de calidad, puesto que los programas de educación física no sólo promueven la actividad física, sino que hay pruebas de que dichos programas guardan relación con la mejora del rendimiento académico.

2. DESARROLLAR EL POTENCIAL DEL DEPORTE COMO HERRAMIENTA PARA EL DESARROLLO Y LA PAZ

El deporte enseña valores básicos tales como la cooperación y el respeto; mejora la salud y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades; es una importante fuerza económica que proporciona empleo y contribuye al desarrollo local; y une a los individuos y las comunidades, superando barreras culturales y étnicas.

Pendiente Naciones Unidas. El uso del deporte continúa fuera de la corriente dominante de pensamiento entre las agencias de las Naciones Unidas. Aunque se reconoce constantemente que el deporte y el juego son un derecho humano, no siempre son vistos como una prioridad e incluso se le llama el “derecho olvidado”. El deporte es considerado como un producto derivado del desarrollo y no como un motor del mismo.

Este informe demuestra por qué el deporte debe tener un papel más importante en la agenda del desarrollo. Al demostrar la contribución que el deporte puede hacer cuando se usa de manera coordinada y estratégica, el informe desafía a las Naciones Unidas y a sus aliados a integrar el deporte en su trabajo.

DEFINICIÓN. Este informe considera el deporte en un sentido amplio. Incorporando a la definición de “deporte” todas las formas de actividad física que contribuyen al buen estado físico, el bienestar mental y la interacción social. Entre estas formas de actividad física se incluye el juego, la recreación, el deporte organizado, informal o de competición; y los deportes o juegos autóctonos.

Aclaración. Dado que el Grupo de Trabajo hace hincapié en el “deporte para todos”, el deporte de competición de élite normalmente está fuera del alcance de este informe

El deporte como herramienta. El objetivo de las actividades de las Naciones Unidas que impliquen deporte no es la creación de nuevos campeones deportivos ni el desarrollo del deporte sino más bien el uso del deporte en distintas actividades de desarrollo y de paz.

Las habilidades para la vida que se aprenden a través del deporte ayudan a empoderar a los individuos y aumentar el bienestar psicológico, como por ejemplo aumentar la resistencia, la autoestima y las comunicación con otros.

Sobre lo negativo. El deporte es un reflejo de la sociedad. Debe reconocerse que el deporte, como otros muchos aspectos de la sociedad, abarca al mismo tiempo algunos de los peores rasgos humanos, entre los que se incluyen la violencia, la corrupción, la discriminación, el vandalismo, el nacionalismo desmesurado, las trampas y el abuso de drogas. Sin embargo, estos aspectos negativos del deporte de ninguna manera superan sus potenciales efectos positivos.

Sobre el desarrollo. El desarrollo es el proceso de aumentar las opciones de las personas y las oportunidades disponibles para todos los miembros de la sociedad. Basado en los principios de inclusión, equidad y sostenibilidad, subraya la importancia de aumentar tanto las oportunidades de la generación actual como de las generaciones venideras. Las capacidades humanas básicas que son necesarias para ello son “tener una vida larga y en salud, recibir enseñanza, estar informado, tener acceso a los recursos necesarios para alcanzar un nivel de vida aceptable, y poder participar en la vida de la comunidad a la que se pertenece”.5 El deporte puede ayudar de forma directa a desarrollar estas aptitudes.

Sobre comunidad y tejido social. El deporte es un componente clave de la vida social, claramente atractivo para las comunidades. Reúne a la gente de una forma divertida y participativa. Ayuda a crear relaciones sociales y conexiones y a mejorar la comunicación entre los individuos y entre los grupos. El deporte también moviliza a voluntarios y promueve la implicación activa de la comunidad, ayudando así a potenciar un capital social y a fortalecer el tejido social.

Economía. El deporte también puede ser un motor para el desarrollo de la economía social y la creación de empleo. Los programas deportivos proporcionan oportunidades de empleo y también estimulan la demanda de bienes y servicios.

Un derecho. Que el deporte es un derecho humano está explícitamente expresado en el artículo 1 de la Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte adoptada por la UNESCO en 1978. La carta estipula que: “Todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la educación física y al deporte».

3. EL DEPORTE EN LA LUCHA POR ALCANZAR LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO

Los programas de deporte bien diseñados también son una manera rentable de contribuir considerablemente a la salud, la educación, el desarrollo y la paz, y un medio poderoso a través del cual movilizar a las sociedades y de transmitir mensajes clave. 

Deporte y salud. La actividad física es un método eficaz para que las personas prevengan enfermedades, y para que las naciones, de forma rentable, mejoren la salud pública.

Los candidatos a ser físicamente más inactivos son las mujeres, las personas mayores, los discapacitados y las personas de estratos socioeconómicos más bajos.

Las pruebas médicas muestran que el realizar actividades físicas como parte de un estilo de vida saludable en su conjunto, es la manera más rentable y sostenible de evitar el aumento de las enfermedades no transmisibles. 

Beneficios económicos. El deporte no genera únicamente beneficios para los individuos, sino también importantes beneficios económicos para las empresas, las comunidades y las naciones.

  • En Estados Unidos, se calcula que un dólar (1 $EE.UU.) que se invierta en actividades físicas se traduce en un ahorro de tres dólares con veinte centavos ( 3,20 $EE.UU.) en el gasto médico.
  • En Canadá, se estima que la actividad física aumenta la productividad en un equivalente a 513 dólares canadienses por trabajador/año, lo que lleva a la reducción del absentismo, de la rotación y de las bajas y en consecuencia a un aumento de la productividad.

Consideraciones en salud

  • La correlación entre el aumento de las enfermedades y el descenso de la actividad física exige que el deporte empiece a ser una prioridad en las políticas gubernamentales en todos los niveles y en todos los sectores (véase el anexo 3).
  • Entre los beneficios económicos de una población físicamente activa se incluyen la mejora de la salud pública, la reducción de los costes sanitarios y el aumento de la productividad, cuando se destaca la importancia del deporte y la actividad física como una prioridad por parte de los gobiernos y los interesados.

Deporte y educación

En las escuelas, la educación física es un componente clave de una educación de calidad y puede utilizarse para promover el estudio entre los jóvenes. Fuera de las clases, el deporte es una “escuela para la vida”, pues les enseña valores básicos y aptitudes vitales que son importantes para su pleno desarrollo. 

El deporte es una escuela ideal para la vida. Las habilidades que se aprenden a través del juego, la educación física y el deporte son fundamentales para el pleno desarrollo de los jóvenes. Estas habilidades, tales como la cooperación y la confianza, son esenciales para la cohesión social y se mantienen a lo largo de toda la vida adulta.

Les proporciona un foro para aprender cómo hacer frente a la competencia, y no sólo a cómo perder sino también a cómo ganar. El deporte es una forma de entender el valor de los vínculos comunes. 

Dentro de la clase, hay evidencias de peso que subrayan la correlación entre la participación en actividades deportivas y los éxitos académicos. Un estudio descubrió que los niños con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años que realizan al menos cinco horas semanales de actividades físicas obtienen mejores resultados que aquellos que le dedican menos de una hora. 

Por lo general, los estudios muestran que aumentar el tiempo dedicado a la educación física en las escuelas no reduce las notas en las asignaturas intelectuales sino más bien que mejora la habilidad de algunos estudiantes de aprender y de retener información.

A través del deporte en los clubes de barrio se aprenden los siguientes valores y habilidades
• Cooperación
• Comunicación
• Respeto por las reglas
• Resolución de problemas
• Comprensión
• Relación con los demás
• Liderazgo
• Respeto por los demás
• Valor del esfuerzo
• Cómo ganar
• Cómo perder
• Cómo manejar la competencia
• Juego limpio 
• Compartir
• Autoestima
• Confianza
• Honradez
• Amor propio
• Tolerancia
• Resistencia
• Trabajo en equipo • Disciplina• Confianza en uno mismo
Fuente: Informe del Grupo de Trabajo Interinstitucional de Naciones Unidas sobre el Deporte para el Desarrollo y la Paz (2003).
DEPORTE PARA NIÑAS. Cuatro ideas positivas.

01. A través del deporte, las niñas tienen la oportunidad de ser líderes y de aumentar la confianza en sí mismas y su autoestima. A medida que las niñas empiezan a participar en el deporte, también adquieren nuevos lazos interpersonales y tienen acceso a nuevas oportunidades, lo que las permite comprometerse más con la vida escolar y comunitaria. 

02. El deporte proporciona a los jóvenes un espacio propio, tanto física como emocionalmente, lo que es especialmente importante para las niñas. 

03. Los deportes de equipo y las ligas a menudo proporcionan a las niñas un foro para desarrollar el sentido de la camaradería y para compartir tiempo y valores con otras niñas.

04. El proporcionar a las niñas acceso al deporte puede contribuir a lograr la paridad de género en la educación. Dado que el deporte ha sido tradicionalmente dominio del hombre, la participación de las niñas en el deporte desafía los estereotipos sobre las niñas y las mujeres, al echar abajo prejuicios muy arraigados.

Educación física. El no proporcionar educación física reduce la calidad de la educación, y este hecho tendrá un impacto negativo en el futuro en la salud pública y en los presupuestos sanitarios. La educación física es la única asignatura del currículum que se centra específicamente en el cuerpo. Al hacerlo, ayuda a enseñar a los jóvenes el respeto por el cuerpo, tanto el de ellos mismos como el de los demás.

Dado que los índices de actividad física tienden a decrecer a partir de la adolescencia, es fundamental que los jóvenes aprendan a apreciar el deporte en la escuela con el objetivo de asegurar se una larga vida activa y saludable.

Deportes y desarrollo sostenible. Los programas deportivos bien diseñados consiguen ayudar a alcanzar los objetivos de desarrollo humano sostenible, al contribuir al desarrollo económico y social y a la sostenibilidad del medio ambiente.

El deporte puede ser un estímulo efectivo para el desarrollo económico, sobre todo en el ámbito local. Las conexiones entre los diferentes elementos del sector deportivo son muy eficaces cuando se utilizan localmente, debido a la existencia de economías de escala.

El potencial de la economía local del deporte todavía puede aumentar más si es apoyado por estrategias nacionales de “deporte para todos”. Al fomentar el deporte y las actividades económicas basadas en el deporte, es posible iniciar un “círculo virtuoso” en el que se generen nuevas formas de actividad, que necesiten bienes y servicios adicionales, creen traba- jo y contribuyan al desarrollo económico

Fabricación de bienes deportivos: Hay una alta demanda por parte del consumidor de bienes deportivos. No obstante, muchos de estos bienes tienen precios prohibitivos en los países en desarrollo. Esta demanda no cubierta proporciona oportunidades a las PYMES locales para que utilicen las habilidades y facilidades existentes para producir equipamiento deportivo especializado a un precio asequible para los locales.

Los voluntarios son un recurso estratégico que debe movilizarse cuando se pongan en marcha programas de deporte para el desarrollo. Además, el deporte es clave y es un gancho natural para que se involucren los voluntarios.

Abuso de drogas: Cuando se combinan las habilidades sociales y personales, el deporte puede ser un medio eficaz para interponerse en la decisión por parte de una persona de abusar o no de las drogas. Aunque el practicar deporte no conduce intrínsecamente a un estilo de vida libre de drogas, los programas de deporte bien diseñados, dirigidos por coordinadores calificados y creíbles, ayudan a que disminuyan comportamientos de alto riesgo. Esto es especialmente cierto cuando los elementos deportivos van unidos a que se proporcione de forma estructurada información sobre drogas y se capacite en habilidades para la vida.

Delincuencia: Entre los factores que contribuyen a que los jóvenes recurran a la delincuencia están la ausencia de modelos positivos, la falta de autodisciplina y el aburrimiento. El deporte puede abordar estas causas de delincuencia juvenil ayudando a los jóvenes desafectos a conectar de forma positiva con adultos y con sus iguales, e integrándoles en actividades constructivas dentro de la sociedad proporcionándoles el acceso a actividades útiles en el tiempo del que disponen.

Medioambiente. El club de fútbol MYSA, situado en el barrio de Mathare en Nairobi, asigna puntos a sus equipos en base a las victorias, derrotas, empates y la recolección de basura, asociando los beneficios para la salud de un entorno limpio con los de la participación en una actividad deportiva.

El vínculo inherente entre un entorno limpio y la participación en actividades deportivas es parte de lo que hace del deporte una herramienta poderosa para transmitir mensajes medioambientales y para fomentar acciones para limpiar el entorno.

Debe prestarse atención al daño potencial o los efectos adversos de las actividades deportivas en el medio ambiente. Deben reconocerse los logros medioambientales positivos de las organizaciones deportivas y de los organizadores de eventos deportivos, puesto que esto puede inspirar a otros a aumentar sus esfuerzos en apoyo de un medio ambiente sostenible.

Deporte y paz. El poder del deporte puede utilizarse como una herramienta para evitar los conflictos y también como un elemento para construir una paz sostenible. Cuando se aplican eficazmente, los programas deportivos promueven la integración social y fomentan la tolerancia.

El deporte es un elemento especialmente eficaz para apoyar los esfuerzos de movilización social. El poder de convocatoria del deporte le convierte en una herramienta útil para unir a las comunidades para realizar iniciativas públicas directas.  

Movilización de recursos.

(a) Urge a los gobiernos a identificar recursos y a destinarlos a:

• Iniciativas deportivas, que traten de lograr la máxima participación y el acceso al “deporte para todos” dentro de sus propios países;

• Programas de deporte para el desarrollo como parte de la asistencia para el desarrollo en otros países;

• Fortalecer la posición del deporte y la actividad física en la formulación general de las políticas.

(b) Urge a los aliados del sistema de las Naciones Unidas, incluidos los aliados del sector privado, las organizaciones deportivas y la sociedad civil, a brindar apoyo financiero y en especie para el deporte en favor del desarrollo y la paz.