[PRENSA] Chile busca importar el modelo «Club de Barrio»

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Desde la fundación adelantaron que “nos vamos a meter en el debate constitucional que se aproxima en Chile, para empujar que la práctica deportiva sea declarada como un derecho social”.

NOTA PUBLICADA EN MEDIO ARGENTINO  INFANCIA DEPORTIVA 

Dicen que nadie es profeta en su propia tierra. Es un dicho tan antiguo que hasta mis abuelos lo repetían constantemente. En Argentina, Los Clubes de Barrio han sido históricamente bastardeados, ninguneados. Lamentablemente no han estado en la centralidad de la política deportiva y por ende no tuvieron la evolución en infraestructura, economía y un crecimiento deportivo que le permita justamente no estar todo el tiempo detrás de la zanahoria. En Chile, la inserción de las Sociedades Anónimas dentro del mundo del deporte provocó un vacío absoluto en la contención social que tienen las instituciones de base. Con el discurso y la excusa de que los clubes deben estar administrados por empresas para que sus economías estén saneadas, desterraron la posibilidad que el ciudadano cuente con espacios de aprendizaje, de debate, de discusión y, sobre todo, ámbitos donde los chicos puedan patear una pelota o hacer deporte sin tener que pagar una gran suma mensual. Ante este presente complicado, es que en nuestro país vecino la Fundación Clubes pensó la idea de importar el concepto “Club de Barrio” con el objetivo de potenciar los valores de justicia, equidad y que chicos, adolescentes y adultos puedan amalgamarse dentro de una misma institución. Infancia Deportiva habló con José Bezanilla, uno de sus fundadores, para profundizar sobre el trabajo que realiza la fundación y lo que se espera de replicar el ejemplo de los clubes de barrio argentinos:  
  • Quiénes integran el equipo de trabajo que está armando el proyecto?
“Somos una fundación joven, nacida este 2020, dedicada a fortalecer el tejido social a través del deporte comunitario, impulsando los valores de justicia y equidad. Lo hacemos con perspectiva de género y promoviendo un modo sustentable. Actualmente somos dos personas fundadoras, más una decena de colaboradores y colaboradoras, profesionales que nos ayudan creando iniciativas, liderando proyectos y orientando a los clubes de barrio con los que trabajamos”.  
  • Cuál es la situación deportiva en Chile y cómo surge la idea de poder armar una estructura parecida a la de los clubes de barrio argentinos?
“La situación deportiva en Chile atraviesa por crisis en distintos niveles. En el deporte profesional más popular como el fútbol, las sociedades anónimas han arrasado con el rol social de los antiguos clubes, salvo excepciones muy particulares no agregan valor de ningún tipo, menos en lo comunitario y solo se dedican a administrar los recursos que les entrega la TV privada. En la práctica deportiva masiva, el 81% de la población es inactiva físicamente, el 83% dice nunca haber pertenecido a un club y solo un 7% forma parte de un club actualmente. Si los clubes deportivos son los que reciben a los sectores populares y éstos son justamente los que menos actividad física realizan, ¿qué espera el Estado para concentrar sus esfuerzos de promoción deportiva y asociatividad ahí? Los clubes están esperando esa mano que lleva años en soledad esperando ser rescatada. Por eso surge en nosotros como fundación el ánimo de ir girando a comprender las organizaciones deportivas de base tal como se han vivido desde hace más de 100 años en Argentina y que en Chile tuvo ese impulso con muchas instituciones centenarias, pero que desde la dictadura cívico-militar hasta hoy se ha ido debilitando.

(* Datos de encuesta de hábitos deportivos, del ministerio del Deporte 2018).

 
  • Cuáles son las estructuras que hoy tienen las comunidades en su país como para ir a realizar diversas practicas deportivas y sociales?
“Cada vez son menos los clubes que tienen sedes sociales, y si las hay, no todas están aptas para algún tipo de práctica deportiva. Por lo tanto van quedando las canchas de los municipios o asociaciones y algunos pocos clubes que todavía mantienen con mucho esfuerzo sus propios espacios. Esa problema en la infraestructura también tiene causa en que las ciudades están creciendo desordenadas y obviando la importancia del deporte para la comunidad. La presión inmobiliaria crece sin regulación y los suelos se encarecen desincentivando a los clubes a crecer”.  
  • Qué ven de los clubes argentinos como para tomar este modelo?
“Nosotros y nosotras recién nacemos como fundación, impulsaremos un modelo que responda más a su comunidad que al solo deseo del éxito deportivo, con toda la complejidad que eso significa, pero es una convicción que tenemos. Desde esta perspectiva y, a pesar de que tienen sus problemas, vemos en el modelo argentino -que también se puede ver en algunos sectores de España-, espacios de organización comunitaria alrededor de los clubes de barrio. Donde estos no suponen solamente jugar el deporte favorito una vez a la semana, sino todo un entramado sociodeportivo diario que da vida a las comunidades y barrios donde están insertos. Nos atrae ese motor del tejido social que significan los clubes, tal como son concebidos en Argentina. Porque conlleva la idea del deporte como una herramienta democratizadora”.  
  • Hay un diálogo directo con las autoridades deportivas en su país como para que se pueda concretar el proyecto?
“No solo no hay diálogo directo, sino que no hay entendimiento político en esta materia. Salvo algunos sectores más bien Progresistas que de a poco van comprendiendo esta idea, está cuesta arriba la tarea de hacer aterrizar en las autoridades una nueva forma de concebir a los clubes, con todas las oportunidades que estos presentan y que, a pesar de su precariedad, siguen siendo espacios de contención para miles de familias chilenas y deportistas amateur”.  
  • Cuales son los objetivos a corto, mediano y largo plazo del proyecto?.
“Hoy tenemos la tarea rápida de organizarnos, de conquistar voluntades y ampliar nuestro mensaje, también a través de la acción. El área de Equidad de Género de nuestra fundación está liderando hoy el programa formativo “Nosotras Marcamos” que consiste en entregar herramientas sobre Gestión de Clubes e inclusión de Perspectiva de Género en el deporte comunitario, porque la desigualdad de género es gravísima también en espacios deportivos de base. Y vamos a combatirlos, con total decisión. Esto implica que, en el mediano plazo, podamos ir expandiendo una forma de concebir el deporte de modo más inclusivo e igualitario. Por eso también nos vamos a meter en el debate constitucional que se aproxima en Chile, para empujar que la práctica deportiva sea declarada como un derecho social. En el camino, vamos trabajando con decenas de clubes para impulsar un método de trabajo que suponga avanzar en tres dimensiones: lo institucional, lo comunitario y lo deportivo. Queremos ver más fuertes a los clubes, mejor organizados, con la misma pasión que ya tienen, pero con mejores herramientas para crecer en la red de apoyo para sus propios barrios. El sueño, entonces, supone un giro en el sentido común nacional respecto a su forma de entender las organizaciones deportivas, para que sean prioridad, para que veamos en los clubes una oportunidad de acrecentar la vida saludable en la población, así como también un espacio de encuentro y asociativdad, llegará el día en que veamos a los clubes como núcleos sociales en sus barrios y uno en cada barrio de Chile”.  
  • De qué manera se piensa articular los conocimientos y ejemplos de las personas que tienen como referentes de los clubes en Argentina?
“Hemos tenido la muy buena oportunidad de conocer el trabajo que ha realizado OSECBA (Observatorio Social y Económico de Clubes de Barrio y Afines) y poder reunirnos con ellos. Nos parece que han elegido un camino serio y responsable para empujar las organizaciones deportivas en la base de la sociedad. El relevamiento de información que realizaron y que permite un diagnóstico más claro de la situación actual, así como el proyecto de Ley de Clubes de barrio y pueblo, nos parecen ejemplos a seguir en Chile. Nos alegra construir puentes y no muros, con nuestros hermanos argentinos. Junto con ellos, creemos que hay oportunidades formativas, de difusión de nuestros mensajes, académicas y en políticas públicas. Queremos dar en Chile la lucha que ellos han dado en Argentina y mostrar su trabajo es una forma de avanzar”. Los países vecinos ven con buenos ojos a los clubes de barrio que hay en Argentina. La valoración que existe en el exterior, muchas veces, es ampliamente mayor que lo que sucede con dirigentes nacionales que en lugar de tenerlos como eje central de la política deportiva les dan migajas y de no surgir un volantazo esas instituciones habrán sido de exportación y aquí contaremos la infinidad de clubes desaparecidos. Hoy, celebramos ser un modelo a seguir, a replicar, que existan fundaciones que se hagan eco de la importancia de la actividad física en la niñez y en la adolescencia y que además se los piense como un eje transformador en las pequeñas comunidades, provocando que las futuras generaciones estén más cerca del deporte y se alejen de esta manera de los malos hábitos y la delincuencia. Seguínos en nuestro Facebook o Instagram y enterate de todas las novedades de Infancia Deportiva!