Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
HABLEMOS DE ECONOMÍA SOCIAL Y CLUBES DE BARRIO

🇦🇷🇨🇱HABLEMOS DE ECONOMÍA SOCIAL Y CLUBES DE BARRIO¿Cuánto y cómo impactan los clubes de barrio en la economía? Abrimos el diálogo Latinoamericano junto al diplomado de Economía Social y Clubes de la Universidad Tres de Febrero de Argentina, y el Observatorio de Clubes del mismo país.

Publicado por Fundación Clubes en Jueves, 10 de septiembre de 2020

El jueves 10 de septiembre se llevó a cabo la capacitación sobre Economía Social y Clubes de Barrio a cargo de la Universidad pública Tres de Febrero, Argentina. En la oportunidad, el director del diplomado, Jorge Bragulat expuso sobre algunos de los puntos para desarrollo sostenible de los clubes como asociaciones civiles sin fines de lucro.

Junto con la presencia de los académicos de Untref, Jorge Bragulat y Veronica Dziencielsky; el Observatorio Social de Clubes de Argentina a través de su dirigente Juan Ignacio Brueras también participó haciendo un llamado a reunirse, a organizarse para relevar el aporte que hacen los clubes de barrio a la sociedad.

Clubes de Barrio en la Economía

¿Por qué considerar a los clubes de barrio dentro de la economía social? Es una de las primeras respuesta que se buscó responder en esta capacitación La Economía Social comprende para nosotros las organizaciones sin fines de lucro y que contienen una gestión democrática. Es en los clubes donde se debe introducir la democracia económica. La economía social pretende una equidad distributiva en términos económicos, temas fundamental en Chile hoy por todo lo que se está viviendo, por todo el impulso que lleva a un cambio de nada más ni nada menos que la constitución”, señaló Bragulat.

Y clave es en estas organizaciones, aquellos dirigentes y dirigentas que empujan un proyecto social y deportivo, al respecto, el docente argentino advierte que «los clubes están construyendo ciudadanía y dirigentes que participan y viven eso como importante, porque están dejando parte de su tiempo en un trabajo solidario, un trabajo voluntario , no remunerado por el bien de la comunidad. Este punto no es menor para entender y comprender todo el trabajo oculto y que posee un alto valor para las sociedades y que son conducidos por los clubes de barrio, siendo un aporte económico y social al país. En este sentido, señala el académico: Debemos hacer al final de cada año un balance social y el balance económico. Si el balance económico nos da, por decir un ejemplo, 4 USD de entrada y 3,5 USD de salida y no nos queda casi nada, pero si monetizamos el valor del trabajo voluntario y calculamos cuánto le sale eso a la nación, al Estado, el trabajo de ir a pintar la cancha, a poner un ladrillo, a lavar la indumentaria, a coser la indumentaria que está rota, todo ese valor es la contribución al PIB“.

El Cambio cultural y constitutivo

El acceso a la práctica y la igualdad de oportunidades es parte de lo que propone Jorge: “Este entramado de la economía social no es un entramado utópico, es una aspiración de largo plazo con los clubes, estos no son solamente espacios de práctica del deporte, sino que son espacios de incidencia social y deben tener como vista la igualdad de oportunidades de práctica deportiva de las comunidades.”

En esa dirección la privatización de los clubes o clubes de élite no tienen espacio según su parecer: “En los clubes no se distinguen cuestiones sociales y económicas, una vez que se ponen la  camiseta son todos iguales y eso es importante, porque construimos sociedad, se relacionan los de más altos ingresos con los de menos ingresos, no estamos en favor de los clubes privados selectivos, donde la cuota social de ingreso anula la posibilidad de una integración social, esos clubes selectos, cerrados, donde la sociedad se va enfrascando, donde se juntan los ricos con los ricos, los pobres con los pobres”.

Para esto, dice, se requiere un cambio cultural, un cambio del individuo, donde debemos «pasar del yo, al nosotros, nosotros organizamos, nosotros construimos un club, y no el yo de la participación individualista».

El deporte como un derecho es algo que hoy no repercute en la agenda nacional y para el director del diplomado, el debate constitucional es una oportunidad que hay que aprovechar. “Puede ser un trabajo el promover el deporte como un derecho, de este modo en las políticas públicas se pondrán y crearán para cumplir ese derecho, será muy difícil cumplirlas en el corto plazo, pero dejará una marca a fuego en una constitución y eso es importante, el deporte como un derecho para el rico también, para el pobre también, como una integración”.

Los Clubes post pandemia

Para Jorge Bragulat, es clave el desarrollo económico local que los clubes de barrio puedan impulsar. El comprar al mercado local la indumentaria, la medias, los insumos, los alimentos, son una primera forma de ir impulsando ese desarrollo.

Un llamado a asociarse en beneficio mutuo es el que hace el académico. Hoy «los clubes no se juntan para comprar la indumentaria. Los clubes, por más pequeños que sean, se deben poner de acuerdo para comprar los balones al lugar que favorece la economía local, porque la competencia está en la cancha, la competencia no está en la institución.

Políticas Públicas y presupuestos

Hoy vemos que los presupuestos que provienen del Instituto Nacional del Deporte y su ministerio son exiguos para tantas necesidades que tienen los clubes de barrio. ¿Cómo se puede empujar a que esto cambie?  El Doctor en Economía sostiene que en democracia las políticas públicas se implementan en base a la voluntad ordenada de la gente, léase de otra manera, a manifestaciones populares. Las políticas públicas reaccionan a peticiones razonables, pero una política pública vinculada con el deporte en la medida que haya una organización de entidades barriales importante y que sean representativos de sectores y lugares geográficos no es una cosa menor”.

Iniciar las conversaciones con los gobiernos locales supone una receta. “Los municipios tienen que ser espacios de políticas públicas. Si hay carencias de lugares, de terrenos, ahí tienen que estar los clubes como instituciones, los clubes deben ir juntos, después en la cancha tienen que dar todo para ganarle al otro, pero tengan en cuenta que el deporte es leal, por que juegan la misma cantidad de un lado que de otro” . Generar las inquietudes de forma organizada y conjunto es parte del consejo y de lo que se transmite en el diplomado que dictan en UNTREF: Los presupuestos se disputan, cuando hay una partida presupuestaria de subsidios, todo el mundo va a competir por ese subsidio, y ahí vendrán diferentes razones, políticas, ideológicas, pero también vienen racionalidades que vienen de manifestaciones populares”.

Fundación Clubes , Osecba y Untref cierran esta capacitación invitando a los dirigentes y dirigentas de Chile a abrir los caminos formativos y a integrar la Economía Social como un elemento trascendental en los espacios de acción que los clubes proponen.

Puede ser un trabajo el promover el deporte como un derecho, de este modo en las políticas públicas se pondrán y crearán para cumplir ese derecho, será muy difícil cumplirlas en el corto plazo, pero dejará una marca a fuego en una constitución y eso es importante

Jorge Bragulat, director Diplomado en Economía Social y Clubes, UNTREF, Argentina.